Ya no somos DOS sino UNO

La biblia nos enseña que ya no somos DOS sino UNO solo.

Ello también aplica para el manejo de finanzas.

Seguir manejando el dinero como si fuéramos solteros, allana el camino al divorcio.